Lo nuevo

Post Top Ad

Your Ad Spot

3/10/2019

EL ROCK EN COLOMBIA ESTÁ VIVO PERO SIGUE EN EL UNDERGROUND: MONJA GUERRA EN ENTREVISTA EXCLUSIVA PARA SUBTERRÁNICA



A finales del 2018 cuando estábamos en el proceso de escucha de los pre-nomiandos a los Premios Subterránica Latinoamérica en su segunda edición, descubrimos a Monja Guerra. Una banda que se veía contundente, un video transgresor y contestatario, crudo, alejado de lo políticamente correcto y fácilmente identificable con lo que el Punk representaba desde sus inicios, una banda que quería gritar en lugar de figurar, por eso esperé hasta verlos en vivo para publicar esta entrevista y ver si su imagen correspondía con la realidad de lo que proyectaban, porque sobre todo en Colombia he conocido grandes bandas de punk que gritan y rabian contra el sistema pero su afán es precisamente pertenecer. No es fácil tener la actitud de Monja Guerra, es una postura fuerte y para eso se requiere sacrificios.

Los conocí y los ví cortando sus propios CD´s, armándolos para poder recoger dinero para devolverse a Villavicencio, de donde son y en donde viven y realizan su practica artística. Son todos gestores de su proyecto, trabajan como un colectivo de activismo, unos tocan, otros hacen la imagen, entre todos organizan un festival llamado Rock al Sistema que cuentan ha sido difícil de realizar porque no cala bien en las marcas apoyar este tipo de iniciativas, sobre todo en estos tiempos en donde hablar se ha convertido en un problema.

Después vino la puesta en escena y como lo esperábamos fue un respiro, la banda tiene un sonido compacto, poderoso y bien trabajado, las voces son notables y el espectáculo en ningún momento es aburrido y capta la atención, se ganaron al público bastante rápido pero lo más importante fue que el mensaje se transmitió, muchos de los invitados que eran músicos o periodistas nos dejaron saber que hacía bastante tiempo no veían una propuesta de punk tan sincera. Son sarcásticos y comprometidos con la realidad nacional. Están nominados a la segunda entrega de Premios Subterránica Latinoamérica y esto es lo que conversamos con ellos en exclusiva para Subterránica.



La banda tiene un sonido muy crudo y poderoso ¿Por qué unos músicos del meta se interesan por el punk? Siempre hemos creído que la música debe ser el reflejo de nuestra realidad, y decidimos que la música que hiciéramos tenía que decir las cosas que todos quieren decir y nadie se atreve de la manera más cruda y sin adornos, sin esconderlo detrás de palabras bonitas. El punk fue el escenario propicio para ello, para hacer música nuestra realidad, una música salvaje e incendiaria, tal cual como es la sociedad actual, salvaje e incendiaria.

Sus letras son políticas, ¿tienen alguna política definida o se critica a cualquiera que no haga las cosas bien? Nuestra postura sobrepone la justicia sobre la ley, la solidaridad sobre la competencia, el apoyo mutuo sobre la ley del más fuerte. Nosotros no apoyamos a ningún partido político y tampoco criticamos a todos los que hacen mal las cosas, pues consideramos que somos seres humanos y como seres humanos tenemos derecho a equivocarnos, pero si estamos en contra de todo aquel que en su proyecto contempla el oportunismo y la injusticia justificada dentro del marco de la ley. También estamos en contra de las instituciones como símbolo de opresión económica, militar y psicológica, (bancos, fuerzas militares, iglesia, etc.)


¿Qué instrumentos usan en las presentaciones en vivo? ¿el formato power trio está vigente? Somos dos guitarras, bajo, batería y vocalista. En algunas ocasiones hemos recibido críticas por ser una banda punk con 5 integrantes en el escenario, se piensa que no es algo muy común, precisamente porque el formato power trio aún está vigente en el punk. 

¿Cómo nace monja guerra y que tiene que ver la religión en todo esto? Nace como la escuela musical de 4 jóvenes del sur de Villavicencio, de un barrio popular llamado porfía, en donde cada uno aprendió a tocar su instrumento, a cantar y componer canciones en medio de una situación crítica que vivía el país, un paro agrario que sacudía las calles en el año 2013. 

El nombre de la banda, aunque tiene la palabra monja, en su creación nunca se tuvo en cuenta la religión. El nombre se lo da el baterista como una frase que carecía de sentido en un instante en el que compartíamos unos tragos y al día siguiente componemos una canción homónima al nombre de la banda y a partir de ahí construimos toda una identidad para la banda. Así que, al contrario de lo común, no le dimos un nombre a la banda que reflejara la identidad, sino que, ese nombre sin sentido fue la base con la que construimos toda una identidad.


¿Cómo reciben la nominación a los premios Subterránica? Al principio no dimensionábamos el significado de la nominación. Creímos que por ser una banda emergente y de una ciudad como Villavicencio que proyecta pocas bandas sobre el escenario nacional a comparación de otras ciudades, no nos pasaban cosas así. Pero en el momento en el que fuimos consientes de la magnitud y el significado de la nominación fue un llamado de atención para trabajar más fuerte.

¿creen que el rock en Colombia está vivo, muerto o en otro estado y que debemos hacer para que el público escuche más? Está vivo, pero sigue bajo tierra, sigue en el mundo underground. En Colombia hay bandas que tienen música increíble, incluso en el mismo Villavicencio pueden encontrar bandas como lex talionis, insurrection y un cumulo de bandas que hacen música nueva y diferente. A nivel nacional hay bandas como los suziox de Medellín o triple x en Bogotá que son prueba tangible de que en Colombia el rock está vivo. Lo que hay que hacer es fortalecer la industria y eso no es fácil, sin embargo, la materia prima esta y en abundancia y eso son buenas bandas.

¿Cuál es la filosofía de una banda como monja guerra? Nuestra filosofía es la clásica “hazlo tú mismo”. Somos una banda de estudiantes de universidad pública y trabajadores que se les complica invertir dinero en la banda, así que casi todo lo hacemos nosotros mismos. Pero consideramos que monja guerra no son solo los 5 músicos que se suben al escenario, detrás de nosotros están muchos simpatizantes de nuestra música y postura política que también hacen parte de la banda. Monja guerra es una colectividad a la que se apoya con el trabajo de cada uno de estos simpatizantes. Los que hacen las grabaciones de los discos, los que graban los videos, los que nos ayudan con la parte gráfica, con la impresión del material, los que compran las rifas y los tapazos que hacemos para poder viajar, las tiendas de música que nos ayudan con descuentos en cuerdas para las guitarras, las salas de ensayo que nos dejan a mitad de precio. Todos ellos que nos han apoyado sin esperar ninguna retribución de ningún tipo. El “hazlo tú mismo” y el “apoyo mutuo” esa es nuestra filosofía.

¿Qué otras bandas colombianas siguen o han sido influencia? en el camino que ha recorrido la banda hemos tenido la oportunidad de tocar con agrupaciones de las que nos hemos vuelto seguidores no solo por su música sino también por su filosofía y calidad humana como Los Suziox, Triple X, Policarpa y sus viciosas, Ginger y los toxicos, Ministerio de vagancia, Los Sordos, O.D.I.O y muchas otras más.

¿Creen que el punk colombiano pueda tener alguna incidencia en la escena mundial? Sin lugar a duda tiene con que hacerlo. Hay que fortalecer la industria a nivel nacional porque bandas hay para mostrar.

Los invitamos a seguir a las monjas incendiarias en Facebook y el canal de YouTube. A estar pendientes del álbum nuevo que se viene para este primer semestre del 2019 llamado “Paz a los hombres, guerra a las instituciones” y escuchar a las nuevas bandas de la escena nacional.

No comments:

Post a Comment

Post Top Ad

Your Ad Spot

Pages