Follow @subterranica

EL ROCK SE HA VUELTO UN NICHO. POR ENDE, HAY QUE CONOCER MUY BIEN EL PERFIL DEL FAN IDEAL. ENTREVISTA CON AARON SZTARKMAN DE ADRENALINA



Pocas bandas tienen tanta acogida en su nicho local como la tuvo ADRENALINA en El Salvador, la banda se convirtió en una bandera al hablar de rock nacional. Su mayor éxito llegó en los 90 con una canción poderosa llena de energía que se ceñía a la revelación del rock latino e incorporaba elementos en este caso de la cumbia para componer una pieza contundente que se quedó en la memoria de un país: La Maldita. Vinieron los buenos años y después tomaron caminos aparte. Pero en 2017 re-aparecieron con un disco que traía de vuelta ese espíritu del rock salvadoreño, del rock con un poco de ironía, de sarcasmo, pero sobre todo cargado de buenas interpretaciones. El Nues y Adrenalina son uno de los dos proyectos más nominados a la primera entrega de Premios Subterránica en New York, por su trabajo, por su historia y por regresar e entregarnos un disco que nos alegra el rato. Tuvimos una conversación con Aaron sztarkman, uno de los músicos más versátiles de El Salvador y una de las voces importantes en la escena respecto a este regreso y este trabajo que ha sido configurado a distancia por amor a lo que se hace.

Hay un nuevo camino para Adrenalina, ¿cómo decidieron que era hora de retomarlo y cuál es el motivo de esto?

Algunos de los miembros tenían más de diez años de no hablar debido a malentendidos. En el 2014, inmediatamente después de un café y hacer las paces, se metieron a un estudio a grabar demos.

Sacaron más de diez en una tarde. Había mucho hambre de hacer música otra vez. Con el resto de la banda empezamos a confabular nuevamente: ¿Estamos de vuelta? ¿El proyecto tendría otro nombre o iría como Adrenalina? ¿Quién estaba a bordo? ¿Cuáles eran los objetivos? ¿Cómo grabaríamos? Todo era incierto, pero eso era parte de la aventura. Un par de meses después de deliberar, llegamos a la conclusión que sería Adrenalina nuevamente, con cinco de los seis miembros originales.

El objetivo era grabar, ya veríamos en qué se convertiría el monstruo dependiendo de cómo se fueran dando las cosas. La tecnología nos había abierto las puertas para poder producir y difundir nuestra música de forma remota. Todo sería por medio de correo electrónico, chats, la nube, masterización y distribución digital. Esa fue una de las motivaciones más grandes: el hecho de poder hacerlo todo nosotros mismos desde diferentes partes del mundo, sin necesidad de intermediarios que nos pusieran peros por cómo sonaba nuestra música.

Háblanos del disco, su proceso de composición, su grabación ¿cómo les parece el resultado? ¿Qué reacción ha tenido El Salvador con este disco? Adrenalina fue pionero no solo en el país de las fusiones con esa maravillosa canción “La Maldita”, hoy en día esto es un estándar en Latinoamérica, ¿ha recibido el público y los medios el trabajo con la misma emoción?

Después de tres años de grabación, producción, postproducción, etc., el producto final fue un LP de diez canciones, “El Nues”. Salió en julio de 2017. Varios de sus temas fueron escritos en El Salvador entre Carlos Galicia y Moisés Anaya. Otros cuantos fueron escritos por Carlos Walter y tu servidor. Íbamos armando el muñeco dependiendo del material que íbamos grabando. Por ejemplo, un par de canciones nacieron de varios jams que hice con Hugo Fajardo en Los Ángeles. La mayoría de las baterías fueron grabadas en El Salvador por Gerardo Sibrián, quien, por su cercanía a la banda, tenía que estar en este disco. Los tracks de bajo los grabé en EEUU y Suiza. Las voces fueron grabadas por Carlos Galicia y tu servidor en El Salvador. Finalmente, Carlos Walter grabó las guitarras y armó y mezcló los temas en EEUU con todas las partes que teníamos. Fue un proceso largo donde nos mandábamos los resultados entre todos para ver qué pensaba cada quien e incorporar todas las opiniones en un producto final. Tres largos años, pero con un resultado muy satisfactorio.

Una de las cosas que más me gusta del disco es que son temas bien armados; no son temas con líricas o melodías forzadas, sólo porque había que sacar material nuevo. Es el primer disco de una banda de rock salvadoreña en ser grabado de forma remota. No suena perfecto, pero es parte del chiste.

Gracias a un par de conciertos que hemos dado en los últimos años se nota que nuestro público ha recibido el disco con mucha alegría. Las veces que hemos tocado los temas nuevos, la gente los ha cantado a todo pulmón. No llegan sólo por oír los éxitos de antaño. Una de las rolas nuevas, Ralentí, quedó de número 2 del año en la lista final de una radio nacional (Radio Corazón). Hemos recibido comentarios muy satisfactorios de parte de los fans y los medios, están contentos con nuestro regreso y muy abiertos al material nuevo.

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical y noche

¿Qué equipos usas en vivo?

Intento tener tres bajos en el escenario: ya sea mi Fender Jazz o mi Ibanez 905 de 5, un fretless y un acústico. De no poderse tanta gula, me voy con el Fender Jazz, que aguanta cualquier batalla, y un par de pedales: un SansAmp y un chorus para llegarle al sonido del fretless. Para amplificación prefiero Ampeg. Nada de gustos específicos, pero entre más potencia, mejor.

¿Algún otro proyecto en el que estés trabajando estos días?

Musicalmente, sólo Adrenalina. Me encargo de las redes sociales, página web, marketing, distribución, publishing y esas cosas. Intento postear contenido todos los días para mantenernos en el radar. También toco guitarra acústica y canto en bares y eventos privados aquí en Suiza, todo tipo de repertorio: desde rock y pop hasta country y valses peruanos. Uno nunca sabe quién va a estar en la audiencia, así que siempre hay que tener algo para todos los gustos.

Por otro lado, tengo mi blog Este Negocio de la Música en www.aaronsztarkman.com, donde escribo sobre el music business, posts y podcasts con consejos y herramientas orientados a músicos independientes que quieren desarrollar carreras sostenibles y satisfactorias.

¿Como ves en general la música rock en Latinoamérica? ¿Como ves el panorama actual de los artistas independientes, se siente que hay mucho ruido, pero poca aplicación a la práctica para poder vivir como artista o por el contrario ya logramos una estabilidad?

El espíritu por hacer rock en Latinoamérica lo veo muy sano. Hay un montón de bandas componiendo y produciendo rock aun cuando, gracias a la tecnología, se ha vuelto un estilo para un nicho específico. Hay propuestas nuevas que me gustan mucho. La juventud siempre tiene eso, traen un aire de cambio e influencias nuevas. El panorama también me gusta verlo positivo. La tecnología (otra vez), nos da la oportunidad de difundir y escuchar más propuestas. Por otro lado, los músicos debemos darnos cuenta de todos estos cambios y saber sacarles el mejor provecho para nuestras carreras. Vivir como artista se puede, pero requiere MUCHO trabajo y MUCHA paciencia. Hay que entender que todo es un proceso. Cada artista tiene su propio concepto de éxito y de lo que quiere sacar de su carrera. Pero sí siento que ahora es más fácil lograr vivir de la música que antes. Hay más tecnología y herramientas a la mano que antes. Sólo hay que saberlas usar y ser tenaz.

¿Qué bandas de El Salvador y Latinoamérica sigues en este momento?

En El Salvador ha salido hace poco un grupo que se llama Camelo. Hacía mucho tiempo que no me emocionaba tanto con una banda en El Salvador. Son buenos músicos y tienen temas muy bien hechos. Pero, sobre todo, se les nota ese hambre de querer comerse el mundo. Ojalá todo les salga como ellos esperan.

Otra banda que he estado oyendo últimamente es Gandhi, de Costa Rica. Sabía de ellos desde hacía tiempo, pero hasta ahora que los he escuchado detenidamente. Excelente material. Huevo de Argentina también es de mis nuevos favoritos.

Y de España he estado oyendo bastante (otra vez) a Dover y Manolo García. Dover ha estado haciendo una onda más electrónica últimamente (que no me apetece mucho), pero sus discos anteriores son brutales. No sé por qué no son más famosos. Y Manolo García es sencillamente un capo. Pluma impecable. Alguna vez escribiré temas así.

Aaron Sztarkman, un músico experimentado, que lleva años trasegando por esta lucha, que les recomienda a los nuevos músicos de rock, ojo, de rock que quieran tomar el camino? ¿Qué diferencia encuentras en una escena como la de Estados Unidos a la de nuestros países?

El rock se ha vuelto un nicho. Por ende, hay que conocer muy bien el perfil del fan ideal y basar tu trabajo y marca personal en ese perfil. Además, todo músico debe tener muy claros sus propios objetivos. En base a esos objetivos, que tienen que ser realistas y tener un plazo de cumplimiento, es que uno puede tener éxito en esta carrera (dependiendo de tu concepto de éxito, claro). La tecnología nos ha dado la oportunidad de poder manejar nuestras carreras de la manera que mejor nos parezca. Eso significa que el músico es el único responsable de su éxito y debe conocer sobre muchos aspectos aparte de la música: marketing, redes sociales, derechos de copyright, publishing y otros. El rock sigue siendo uno de los géneros más interesantes y que más pasiones provocan, eso es una ventaja para todos nosotros que seguimos trabajando en este género.

No he visto mucha diferencia entre las escenas de EEUU y Latinoamérica en cuestión de músicos. En ambas escenas hay bastante talento y ganas de hacer música. El público sí siento que es más abierto en EEUU, más dispuesto a escuchar propuestas nuevas. En EEUU pienso que hay más oportunidad también de usar más tecnología que sí está disponible ahí y no en Latinoamérica. El acceso a equipo de calidad también sigue siendo una gran ventaja en EEUU, podés encontrar instrumentos y hardware por la mitad de precio que en Latinoamérica. Esto ayuda a experimentar más y salir con propuestas nuevas y frescas.

Son uno de los dos artistas más nominados a los primeros Premios Subterránica en New York, cuando estábamos en El Salvador Adrenalina no estaba activo para ninguna edición, así que esta es nuestra revancha, ¿qué opinas de todo este proceso? Aprovecha este espacio para decir algo que quede en el tintero.

Gracias por tomarnos en cuenta. Se siente muy bien que después de tanto tiempo fuera de la escena la gente se siga acordando de la banda y te pida más material nuevo. El objetivo de juntarnos otra vez nunca fue salir de gira o dominar el mundo, fue sólo hacer música con la que nos sintiéramos satisfechos y pasarla bien nuevamente. Con todo y el drama de una banda de rock, nos encanta escribir y producir música, ahí es donde podemos soltarnos y decir lo que normalmente sólo decimos entre nosotros. Eso es algo que tus fans siempre apreciarán: ser lo más auténtico posible.

0 comments:

FEATURED POSTS